Javier

22 agosto, 2013 § Deja un comentario

Siguiendo las andanzas de tu protagonista, bautizado en la iglesia de los
Santos Juanes, sentí como si se me hinchara el juanete del pie izquierdo.
No me ha entusiasmado la novela; pero, tras avanzar un poco a trancas y
barrancas por los malentendidos entre el inspector y el subalterno, y
transitar de forma plácida por la parte que recuerda a tu trilogía (a la
parte feliz, quiero decir), me sorprendió positivamente el final, así que
el resultado es que me quedó una buena impresión.
En materia de impresiones, será verdad que la primera cuenta, pero la
última también, y mucho. Hay novelas que atrapan, que uno las devora, y
llega el final y el globo se desinfla lamentablemente, ni siquiera se
pincha y explota. Tu globo coge aire al final y, si no se eleva como un
cohete, sí que, al menos, sobrevuela con cierta soltura las cabezas de los
lectores.

Ana

17 agosto, 2013 § Deja un comentario

UN ADORABLE VIAJE… el que he tenido leyendo tu nuevo libro. Unas horas para que la cabeza descanse de complicaciones y miserias. Personajes simpáticos, buenrollistas, generosos y que saben disfrutar de la vida. Al terminar, te sientes mucho más feliz y positivo! La portada… preciosa!!! ;)

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para agosto, 2013 en Juan en Formentera.